Palmas húmedas o secas. Las palmas húmedas, desagradables al estrechar la mano, indican un exceso de consumo de líquidos, incluida toda clase de bebidas, leche, frutas, zumos, azúcar y dulces.

Las funciones cardiaca y circulatoria, y las funciones de los riñones y excretoras, están trabajando demasiado debido a la condición de exceso de líquidos.

Está produciéndose un cansancio general, físico y mental.

Puede que al mismo tiempo haya un exceso de sudor y de olores corporales desagradables.

A menudo esta condición viene acompaña­da por insomnio, trastornos emocionales, olvidos y un pensamiento confuso.

Sin embargo, las manos que están muy secas indican deshidratación, y la temperatura de las palmas es normalmente fría, a causa de la contracción de los tejidos, de las venas y de los capilares.

El exceso de consumo de alimentos secos, de alimentos de origen animal y de sales, junto con la falta de fluidos, producen este estado.

Física y mentalmente, indica rigidez e inflexibilidad. Aunque el pensamiento pueda ser agudo, existe con frecuencia una tendencia hacia la estrechez de miras, el prejuicio, los malentendidos y el fanatismo.

Esta condición puede verse a veces incluso entre las personas que comen verduras y cereales, si los consumen con demasiada sal y muy poco líquido.

Un estado normal saludable incluirá una palma que esté ligeramente húmeda con una temperatura fría.

El grado de humedad es muy sutil y casi no es detectable.

En este estado, la palma tiene un color limpio y claro, y el metabolismo físico y las actividades mentales están bien coordinadas.

La micción tiene lugar tres o cuatro veces por día, lo cual constituye una media saludable para una persona adulta

El color de la palma debe ser limpio, claro y uniforme.

Si la periferia de la palma se vuelve rojiza, indica que el corazón y las funciones circulatorias están hiperactivos, debido a un exceso de consumo de bebidas estimulantes, frutas y zumos, así como otros alimentos y bebidas yin.

Si sobreviene un color púrpura, especialmente en la zona que se encuentra entre el meñique y la base de la palma, significa que existen trastornos en las funciones circulatoria y excretora.

Si surge un color verde en esta zona, puede que se estén desarrollando tumores y cáncer en la región intestinal.

Si la palma se vuelve más amarilla de lo normal, existe una secreción excesiva de bilis, debida a trastornos del hígado, de la vesícula biliar, circulatorios y excretores, causados por el exceso de consumo de alimentos de origen animal, incluidos los huevos, los productos lácteos, aceites y grasas, y sal.

Este estado puede ser producido en algunos casos por un exceso de consumo de algunas hortalizas de raíz como las zanahorias, o algunas hortalizas redondas como la calabaza o el calabacín.

El color del envés de la mano puede cambiar de rojo a púrpura, dependiendo de la temperatura del entorno.

Sin embargo, si surgen estos colores bajo circunstancias anormales, ello indica trastornos en los sistemas circulatorio, excretor, digestivo y nervioso, debido a hábitos dietéticos desequilibrados, especialmente el exceso de consumo de alimentos yin, así como de sustancias químicas, drogas y medicamentos.

Si se utilizan repetidamente durante algún periodo, marihuana, hachís, LSD u otras drogas alucinógenas, así como medicamentos, su proceso de descarga cambia el color de la mano y de los dedos de rojo a púrpura, especialmente en el envés de la mano.

El tiempo requerido para eliminar estas drogas y sustancias químicas del cuerpo puede ser estimado como sigue:

Zona en la que aparece el color rojo o púrpura

Tiempo requerido para la eliminación

Punta de los dedos

Seis meses

Punta y zona media de los dedos

Un año

Toda la longitud de los dedos

Dos años

Toda la mano, incluido el envés y la muñeca

Cuatro años

Mientras que se está llevando a cabo esta eliminación, el metabolismo físico y las funciones orgánicas son más lentas de lo normal, especialmente las funciones del corazón, los riñones y los órganos reproductores.

Al mismo tiempo, el cerebro y las funciones nerviosas si­guen siendo anómalas, mostrando a menudo hipersensibilidad, fanatismo, exceso de conceptualización, depresión, excitabilidad, inestabilidad, frustración, cólera interna, cobardía, timidez, y frecuentes cambios de decisión, así como poca confianza.

Este estado físico y mental surge en un grado menor si se consume en exceso azúcar y dulces, frutas y zumos, productos lácteos y productos a base de harina refinada, vitaminas y suplementos, y otros alimentos y bebidas yin.